miércoles, 19 de julio de 2017

BOLETÍN Nº 5 DE MIGREUROP

EXTERNALIZANDO FRONTERAS



martes, 18 de julio de 2017

DENUNCIA DE UNA TREINTENA DE INTERNOS EN EL CIE DE MURCIA

Esta es la copia de la carta que un grupo de treinta internos han firmado y enviado a Convivir Sin Racismo denunciando las malas condiciones que tienen que soportar en el CIE de Murcia


Una treintena de internos del CIE de Murcia firma un escrito denunciando las duras condiciones que tienen que soportar en este centro.

Relatan situaciones inhumanas por las altas temperaturas, la insuficiente alimentación y la precaria situación de seguridad, privacidad e higiene.

Convivir Sin Racismo ha presentado en el Juzgado encargado del control del CIE de Murcia, cartas de queja y una reclamación firmada por unas treinta personas internas en el CIE de Murcia denunciado las malas condiciones que tienen que soportar en este centro.

Entre otras cosas destacan que:

No existe sistema de apertura centralizada de las celdas donde se retiene a los internos del CIE ni funcionan los timbres para avisar por cualquier eventualidad que pueda surgir, así que durante más de 12 horas al día están en una habitación que no cuenta con wáteres y se ven en la obligación de hacer sus necesidades en una botella, bolsa de plástico o directamente en el suelo.

No funciona correctamente el aire acondicionado o directamente no lo conectan en las habitaciones por lo que en un espacio reducido, compartido por 6 personas, con las altas temperaturas que hacen estos días en nuestro ciudad, es imposible descansar o conciliar el sueño, lo que provoca situaciones de estrés, irritabilidad y malestar (dolor de cabeza, cansancio, mareos, náuseas,..)

Las raciones de comida son insuficientes y escaso el tiempo para comer en el comedor, apenas 20 minutos. Hay máquinas expendedoras de comida, pero están vacías, por lo que no hay posibilidad de disponer de más alimentos.

Manifiestan que no reciben champú ni pasta de dientes y que las duchas son con agua fría y por tiempo muy corto, que impide una adecuada higiene personal. Tampoco disponen de lavadora o secadora de ropa en el centro por lo que deben usar un lavadero sin detergente y no disponen de tendederos.

Así mismo denuncian que existen internos menores de edad y otros que proceden de Siria, Libia, Palestina,… a los que no se les facilita la información precisa para acogerse a medidas de protección internacional.


Ante la gravedad de los hechos expuestos y las evidencias de que el centro no cuenta con las infraestructuras y las condiciones establecidas en la legislación para asegurar un trato digno que garantice la seguridad y el bienestar de las personas encerradas, pedimos el cierre el CIE de Murcia porque es la única medida que evita el sufrimiento y la vulneración de los derechos de los personas que de forma injusta se les priva de libertad por no tener papeles.

jueves, 6 de julio de 2017

“RAZONES PARA EL CIERRE DE LOS CIE: DEL REFORMISMO A LA ABOLICIÓN”

El Observatorio del Sistema Penal ante la Inmigración (Ocspi) de la Universidad de Málaga ha presentado el informe 'Razones para el cierre de los CIE: Del reformismo a la abolición', donde se detallan un buen número de argumentos del fracaso de los últimos 30 años de existencia de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), y de la policía migratoria europea.

En esta ocasión y desde el ámbito académico, se pide el cierre definitivo de los CIE pues no garantizan las condiciones mínimas de dignidad, seguridad y respeto a los derechos humanos, además de estar gestionados con una falta de transparencia que esconden situaciones de grave vulnerabilidad a colectivos de especial protección como son menores, victimas de trata, personas necesitadas de protección internacional,… Una clara demostración de la actitud hostil que Europa tiene hacia las personas migrantes más desfavorecidas.

Puedes descargar el informe completo en la web:


martes, 20 de junio de 2017

Convivir sin Racismo de Murcia exige vías legales y seguras que eviten muertes en el mediterráneo

La militarización y blindaje de nuestras fronteras produce muertes y sufrimiento. 

Se necesita urgente otra política de migraciones y asilo.

La embarcación Salvamar Mimosa, junto a la patera con los cinco cadáveres a bordo. / Salvamento Marítimo
El Balance Migratorio del año 2016 que realiza la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía alertaba que cerca de 300 personas perdieron la vida durante el año pasado intentando alcanzar España, el doble que hace solo dos años. 

Los 5 cuerpos sin vida que ayer fueron encontrados en una patera a la deriva frente a las costas de Murcia no son accidentes, son muertes fruto de las políticas de cierre de fronteras que niegan la entrada por vías legales a quienes huyen de la guerra, la miseria o el hambre. 

Ante una nueva una tragedia evitable en la ruta de pateras entre Argelia y las costas de Murcia, Convivir sin Racismo de Murcia exige el respeto a los Derechos Humanos y vías legales y seguras que pongan fin a esta sangría ¡¡de una vez por todas!!

Ninguna persona es ilegal!!

martes, 6 de junio de 2017

MURCIA 14 y 15 de junio. migraciones, fronteras y centros de internamiento

con motivo del día contra los CIEs desde convivir sin racismo hemos preparado unas acciones para seguir debatiendo sobre migraciones, fronteras, alternativas a los centros de internamiento y las deportaciones.


El miércoles 14 de Junio, a las 19h. en el salón de grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia, se realizará una charla-coloquio;  Por una nueva política migratoria: alternativas a los CIEs y las deportaciones donde intervendrá Carlos Arce, responsable del área de migraciones de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y realizaremos una presentación del trabajo realizado por nuestra organización en el CIE de Murcia durante 2016.

El jueves 15 de Junio, a las 20h. en la plaza de Santo Domingo de Murcia, realizaremos una concentración por el cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones donde contaremos con la participación de La Chimenea Escénica.

¡¡ Esperamos poder contar con tu asistencia !!

miércoles, 29 de marzo de 2017

25 marzo. MANIFIESTO POR EL CIERRE DEL CIE DE SANGONERA LA VERDE (MURCIA)

Los Centros de Internamiento de Extranjeros, conocidos como los CIE, son establecimientos públicos no penitenciarios donde se encierra a personas extranjeras por orden judicial, cautelar y preventivamente, que carecen de documentación legal para residir en el país o haberla perdido y se encuentran sometidas a expedientes de expulsión del territorio español. Aunque hay lugares de detención similares desde la entrada en vigor de la primera ley de Extranjería de 1985, su existencia quedó reglada por una orden ministerial en el año 1999. Su funcionamiento y régimen interior no se completaron hasta la regulación aprobada por el Gobierno de España en el del Real Decreto 162/2014, que entró en vigor el 16 de marzo de 2014. En la actualidad, los centros existentes en España son siete, uno de ellos en Sangonera la Verde, justo aquí al lado, en el municipio de Murcia.

Desde la Directiva Europea sobre políticas migratorias y control de fronteras de 2008, la conocida como directiva de la vergüenza, las personas extranjeras en espera de su posible deportación pueden permanecer encerradas en España hasta un máximo de 60 días. No obstante, desde la Comisión Europea, en concreto su comisario de Inmigración, se ha pedido recientemente a los Estados mayor contundencia con las expulsiones de personas irregulares, incluidas menores no acompañados, así como la ampliación en los períodos de detención hasta el máximo permitido, es decir 6 meses. Con ello se han plegado a los dictados de los grupos eurófobos y a los discursos de la extrema derecha europea contra los inmigrantes.

Recordamos que la privación de libertad por estancia irregular en los CIE confronta con los derechos a la libertad y a la seguridad personal proclamados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En concreto, la detención en los CIE ha sido denunciada por tratarse de una medida legislativa desproporcionada e incompatible con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

Alertamos que el funcionamiento de los CIE está marcado a diario por unas instalaciones deficientes, por la falta de preparación del personal policial que custodia a los internos, por carencias de todo tipo en atención sanitaria, psicológica o social, por la no aplicación efectiva de la tutela y las decisiones de los juzgados de vigilancia, siempre condicionadas a las decisiones policiales en aras de la “seguridad”. Desde hace años persisten las denuncias por su funcionamiento, trágicamente puestas de manifiesto con muertes, como las de Samba Martine en el de Aluche (Madrid) en 2011 o Idrissa Diallo en el de Barcelona en 2012. También con la violencia, malos tratos y un oscurantismo que han merecido ser denominados como agujeros negros o guantánamos españoles, donde la dignidad y los derechos humanos quedan fuera de sus rejas.

Afirmamos que, ante la vulneración, limitaciones y faltas de garantías enumeradas en distintos informes de organizaciones sociales de defensa de los derechos humanos, de la propia Oficina del Defensor del Pueblo y de autos judiciales de control de los CIE, las personas allí detenidas no reciben un trato digno y humano que respete sus derechos fundamentales. Como tampoco se ajusta a las exigencias establecidas en el reglamento de su funcionamiento y régimen interior, como al Derecho internacional, entre ellos la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE y a las normas establecidas por el Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, para la prevención de los malos tratos de las personas privadas de libertad en Europa

Cuestionamos la viabilidad y funcionamiento de los CIE pues, junto a las recurrentes denuncias de vulneración de los derechos humanos de las personas allí retenidas, no cumplen con el cometido para el que fueron creados. Si su función teórica es la de custodia antes de la expulsión, las cifras demuestran su creciente inutilidad y crueldad. Según datos del Ministerio Interior, de los 7.597 sin papeles que pasaron en 2016 por los siete centros que hay abiertos, se consiguió deportar al 29 por ciento. Lo que supone que 5.392 personas pasaron decenas de días de reclusión, miedo y angustia para posteriormente ser puestos en libertad por nada. En el CIE de Murcia se encerró el pasado año a 654 internos de los que 275 pudieron salir en libertad y otros 74 consiguieron fugarse, aunque finalmente detuvieron a algunos de ellos. Por estas razones, desde diversos ámbitos sociales y de defensa de los derechos humanos, denunciamos que estas instalaciones se han convertido en la práctica en un instrumento abusivo para recluir personas inmigrantes, sobre todo procedentes del continente africano (el 90 por ciento de los cautivos en estas instalaciones en 2016), aunque la mayor parte de las veces se sabe que no podrán ser expulsados.

Señalamos que otro de los grandes problemas dentro del CIE es la situación de extrema vulnerabilidad de determinados colectivos. Si las organizaciones sociales hemos detectado la presencia de menores de edad, mujeres embarazadas, víctimas de trata, personas enfermas crónicas o agredidas, personas con arraigo en España o solicitantes de asilo, el Informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de 2016 de la Defensora del Pueblo señala casos de vejaciones morales, agresiones, hacinamiento, condiciones higiénicas inhumanas o falta de información sobre derechos fundamentales.

A lo largo de los últimos años hemos conocido y acompañado a varias centenares de personas internas en el CIE murciano y constatado y denunciado irregularidades de todo tipo: internamiento de menores, malos tratos, falta de información sobre los procedimientos que les afectan, deficiente atención sanitaria, alimentación insuficiente e inadecuada, carencia de material lúdico, de ocio o deportivo, prohibición de mantener contacto físico con sus familiares, una deficientes condiciones de higiene y ropa... En los últimos meses, las noticias han vuelto a poner a los CIE en el foco de atención pública, con una cadena de fugas e incidentes de todo tipo que se han sucedido desde Aluche en Madrid a Zona Franca en Barcelona y sobre todo en este centro de Sangonera, en Murcia. Estos incidentes son expresión de una rabia contenida que está empezando a estallar. Una rabia fruto de la situación de amenaza, angustia y estrés que sufren las personas allí internadas y que, además, pone de manifiesto aquello que las autoridades tratan de minimizar u ocultar: los CIE son espacios de un sufrimiento desproporcionado, innecesario y tremendamente injusto.

Así mismo queremos resaltar que desde el pasado 24 de noviembre de 2016, siete internos que participaron en la última fuga del CIE se encuentran encarcelados en los dos centros penitenciarios de Murcia, pues un juzgado decretó una orden de prisión provisional sin fianza, sin que hasta la fecha se haya determinado su responsabilidad individualizada en la participación en los hechos, ni exista un escrito de calificación penal por parte de la fiscalía. Entendemos que esta situación no puede sostenerse por más tiempo, acumulan más de 120 días de privación de libertad, una medida excepcional y provisional de prisión que en ningún caso debe aplicarse con fines punitivos. Por ello reclamamos hoy aquí, la puesta en libertad de estas siete personas de forma urgente y un proceso con las debidas garantías.

Desde una perspectiva de justicia para las personas migrantes que se ven perseguidas, encerradas y expulsadas por leyes injustas, nos negamos a permanecer indiferentes y demandamos el fin de las redadas racistas, de las deportaciones, así como el cierre de los CIE y su desaparición como institución, ya que su larga y trágica historia, así como su actualidad, demuestran que su existencia es incompatible con el respeto de los derechos fundamentales de las personas allí encerradas.

¡MIGRAR ES UN DERECHO, NO UN DELITO!

¡NINGUN SER HUMANO ES ILEGAL!

Murcia 25 marzo de 2017

Promueven
Convivir sin Racismo; Plataforma de la Inmigración de Molina de Segura; Asociación de Senegaleses de la Región de Murcia; Delegación de Migraciones del Obispado de Cartagena; Murcia Acoge; HOAC; Amigos del Alto de Bolivia; Asociación CATS; Plataforma de Afectados por las Hipotecas-Murcia; Círculos del Silencio de Cartagena y Murcia; Coordinadora de ONGD de la Región de Murcia; FAAM; Coordinadora Antirepresión RM; Entrepueblos; Espacio de Acción Social; Asociación Amigas de Ritsona; Asociación de Usuarios de la Sanidad Región de Murcia; el sindicato del campo ALAFA y CGT; Enseñanza CC.OO; Intersindical Región de Murcia.

jueves, 23 de marzo de 2017

25 de Marzo. Murcia se moviliza por el cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones.

Y para mostrar solidaridad con las personas migrantes que se ven perseguidas, encerradas y expulsadas por leyes injustas.


El próximo sábado 25 de marzo a las 11,30 de la mañana, diversas entidades ciudadanas de la Región de Murcia han convocado una concentración a las puertas del CIE de Sangonera la Verde, reivindicando el cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones.  

Entre las organizaciones convocantes se encuentran Convivir sin Racismo; Plataforma de la Inmigración de Molina de Segura; Asociación de Senegaleses de la Región de Murcia; la Delegación de Migraciones del Obispado de Cartagena; Murcia Acoge; HOAC; Amigos del Alto de Bolivia; Asociación CATS; Plataforma de Afectados por las Hipotecas-Murcia; Círculos del Silencio de Cartagena y Murcia;Coordinadora de ONGD de la Región de Murcia; Coordinadora Antirepresión RM; Entrepueblos; Espacio de Acción Social; Amigas de Ritsona; Asociación de Usuarios de la Sanidad Región de Murcia; los sindicatos ALAFA, CGT; Enseñanza CC.OO; Intersindical Región de Murcia; entre otras,...

En el manifiesto que han elaborado trasladan su preocupación por lo que está ocurriendo en el CIE de Murcia en particular, en el cual de forma sistemática se están denunciando vulneración de derechos y libertades fundamentales, documentando casos de agresiones, hacinamiento, condiciones inhumanas por la falta de privacidad, higiene y protección,… llaman la atención por la situación de siete personas que se encuentran encarcelados más de 120 días en centros penitenciarios de Murcia por su participación en la última fuga del CIE, una medida excepcional y provisional de prisión que no debe prologarse por más tiempo y denuncian que los centros de internamiento de extranjeros son espacios de un sufrimiento desproporcionado, innecesario y tremendamente injusto por lo que exigen su cierre.  

Por ello invitan a la sociedad murciana a que participen de este acto para manifestar que no queremos que se encierre a las personas migrantes en los CIE, ni que se les persiga, ni que se les deporte. Y exigir su cierre y su desaparición como institución, ya que su larga y trágica historia, así como su actualidad, demuestra que su existencia es incompatible con el respeto de los derechos fundamentales de las personas allí encerradas. 

Murcia a 24 de marzo de 2017
 
 

martes, 21 de marzo de 2017

Convivir Sin Racismo alerta que el incremento del racismo, la incitación al odio y las prácticas discriminatorias están avanzando.

Con motivo del 21 de marzo Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, Convivir Sin Racismo alerta que el incremento del racismo, la incitación al odio y las prácticas discriminatorias están avanzando en particular, en el contexto de la migración.


El empeoramiento de la lucha contra el Racismo y la Xenofobia se observa tanto en el contexto europea, donde el comisario de Migración ha pedido a los países miembros que se aplique de forma más contundente la principal recomendación que contiene la Directiva de la Vergüenza: ampliar los periodos de detención de los migrantes irregulares y facilitar las expulsiones incluso de menores no acompañados, siguiendo las propuestas de los grupos eurófobos y también en los discursos que incitan al odio por parte de líderes políticos de extrema derecha, que por desgracia se están extendiendo en muchos rincones de Europa entre ellos la ciudad de Murcia, donde se han incrementado a lo largo del pasado año incidentes violentos especialmente de un grupo de ideología neonazi que vienen desarrollando desde hace meses una campaña de tono xenófobo con recogida de alimentos solo para nacionales, expresiones violentas mediante agresiones hacia personas que ellos señalan como diferentes, mostrando un claro sesgo ideológico que incita a la xenofobia, homofobia, transfobia o contra las diferentes etnias y culturas que conviven en nuestra ciudad.

Así mismo observamos que cada vez son más frecuentes los testimonios de migrantes, ONG y personas pertenecientes a minorías que trasladan una sensación de temor creciente a la policía por la humillación que supone ser objeto de frecuentes controles de identidad por sus características físicas. Por ello hemos exigido en diversas ocasiones que se adopten las medidas necesarias para impedir los interrogatorios, las detenciones y los cacheos basados en el aspecto físico del individuo, su color, sus rasgos faciales, su pertenencia a un grupo racial o étnico, o cualquier otra categorización, tal y como han señalado desde Naciones Unidas con motivo de este día de la eliminación de la discriminación racial.

Y en este día queremos poner especial énfasis en la existencia de los CIEs, pues son espacios de un sufrimiento desproporcionado, innecesario y tremendamente injusto, donde se retienen a personas que no han cometido delito alguno y porque la privación de libertad por estancia irregular confronta con los derechos a la libertad y a la seguridad personal proclamados en el art. 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el art. 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por tratarse de una medida legislativa desproporcionada e incompatible con el art.5 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial

Desde Convivir Sin Racismo condenamos enérgicamente los actos y las manifestaciones de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia contra los refugiados y los migrantes. Y pedimos que acaben con las políticas de detenciones preventivas, controles selectivos y deportaciones exprés así como el cierre definitivo de los Centros de Internamiento de Extranjeros. Con este propósito hemos convocado a la ciudadanía, el próximo sábado 25 de marzo a la puerta del CIE de Murcia.
 

miércoles, 22 de febrero de 2017

¿POR QUÉ NO QUIERE DAR INSTRUCCIONES EL MINISTRO DEL INTERIOR?



Reproducimos a continuación un interesante artículo de Margarita Martínez Escamilla, Catedrática de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid publicado en "El Faro de Melilla" el pasado lunes 13 de febrero, que trata sobre las “devoluciones en caliente” y la responsabilidades públicas de velar y respetar los derechos humanos.




¿POR QUÉ NO QUIERE DAR INSTRUCCIONES EL MINISTRO DEL INTERIOR?

Hace unos días compareció en el Senado el Ministro del Interior. En dicha comparecencia una senadora le preguntó sobre la existencia y contenido de las instrucciones impartidas a la Guardia Civil en relación con las denominadas “devoluciones en caliente”, y qué tiene que hacer la Guardia Civil para cumplir la Disposición Adicional Décima de la Ley de extranjería en cuanto establece que “en todo caso, el rechazo se realizará respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional de la que España es parte”. Además, le hizo una pregunta muy concreta: ¿qué tiene que hacer la Guardia Civil cuando intercepta a un menor de edad en la valla?
Animo vivamente al lector a escuchar en internet la respuesta del señor Zoido, que puede resumirse en las siguientes ideas: Ceuta y Melilla son España, a él también le gustaría que no hubiera hambre en el mundo y, por último, la Guardia Civil siempre actúa respetando los derechos humanos por lo que no necesita ninguna instrucción. Tal cual. Bochornoso espectáculo también los aplausos con que los senadores de su partido premiaban la desfachatez del Ministro quien, por cierto, conocía de antemano las preguntas que le serían formuladas.
Esta respuesta –o no respuesta-, como se prefiera, constituye un insulto a los ciudadanos, a la institución del Senado que nos representa y entiendo que también a la Guardia Civil, cuya asociación mayoritaria, la AUGC, ha emitido un comunicado durísimo y cargado de razón poniendo de manifiesto la frivolidad del Ministro y la necesidad del protocolo de actuación en frontera que viene insistentemente reclamando y cuya inexistencia ha puesto en conocimiento incluso de la Fiscalía General del Estado.
Pero, ¿por qué el Ministro se niega a responder y niega las demandadas instrucciones? Porque, como él muy bien sabe, las devoluciones sumarias son radicalmente ilegales. Así lo vienen reiterando organismos e instituciones nacionales e internacionales como el Defensor del Pueblo, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Refugiado o el Consejo de Europa, cuyo Comité para la Prevención de la Tortura ha recomendado al Gobierno español que cesen las entregas a las fuerzas auxiliares marroquís, habida cuenta de los malos tratos que éstas infligen a las personas devueltas, con la consiguiente vulneración del principio de no devolución consagrado el Convenio Europeo de Derechos Humanos y en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.
¿Cómo ha de proceder entonces la Guardia Civil cuando intercepta a una persona en la valla para respetar la normativa internacional de derechos humanos, tal y como expresamente exige la nueva regulación de los rechazos en frontera? El Defensor del Pueblo lo ha indicado reiteradamente: a través de un procedimiento en el que se dicte una resolución administrativa individualizada y expresa, con asistencia letrada y de intérprete, si es necesario, y en el que se deje constancia de que se verifican las necesidades de protección internacional, que no se trata de un menor de edad y que no existen indicios de ser víctima de trata de seres humanos. Estos requisitos son fáciles de entender. No toda persona que accede a territorio español tiene derecho a quedarse, pero sí a que su entrega –nunca a las fuerzas auxiliares marroquís- se verifique a través de un procedimiento que permita constatar que esa persona no se encuentra en una situación que el Estado español, a través de la firma de normas internacionales, se ha comprometido a tutelar, como es por ejemplo el caso de los menores de edad por los que fue expresamente preguntado el Ministro. Será necesario, pues, un procedimiento muy parecido al de devolución. Efectivamente para este viaje no necesitábamos las alforjas de los “rechazos en frontera”, que no han venido sino a incrementar la inseguridad jurídica de la Guardia Civil.
Es de esperar que no se vuelva a acudir al patético “concepto operativo de frontera” para tratar de justificar que el inmigrante interceptado no está en territorio español. Como bien sabe el señor Ministro, porque es juez y porque así lo ha declarado el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas, la actuación de los funcionarios de las fuerzas y cuerpos de seguridad del nuestro país está sometida a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico, actúen dentro o fuera de territorio español (principio de jurisdicción).
Se miren por dónde se miren, las devoluciones sumarias son radicalmente ilegales y su mantenimiento no es sino expresión de la contumaz voluntad de no aplicar la normativa sobre derechos humanos en Ceuta y Melilla, voluntad que un día algún juez podrá castigar, además de por otros delitos, como un delito de prevaricación. Así pues, señor Ministro, no nos tome por imbéciles. Es obvio que su negativa a refrendar expresamente las devoluciones sumarias se debe a que sabe que son ilegales y a que cobardemente prefiere que por estas prácticas respondan los guardias civiles, cuando en realidad el primer responsable es usted.

Margarita Martínez Escamilla
Catedrática de Derecho penal de la Universidad Complutense de Madrid