lunes, 15 de diciembre de 2014

18 de DICIEMBRE DIA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MIGRANTES










CONCENTRACIÓN 20:00 HORAS

Frente a Delegación del Gobierno, Murcia


NO A LA LEY MORDAZA

POR EL CIERRE DE LOS CIE

CONTRA LAS DEVOLUCIONES MASIVAS EN LAS FRONTERAS

CONTRA LA EXCLUSIÓN SANITARIA


El próximo jueves 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante. No se trata de un día de conmemoración ni de celebración festiva, pues tenemos múltiples motivos para estar preocupados por las leyes y prácticas que privan a las personas migrantes de su derecho a vivir y trabajar en condiciones dignas.

Buena muestra de ello son las continuas noticias que nos llegan, tanto de los difíciles y trágicos viajes migratorios, como del empeoramiento de sus condiciones de vida en los mal llamados “países de acogida”, y del endurecimiento de las legislaciones que afectan a la población migrante.

Con respecto al viaje migratorio, continúa el trágico goteo de más muertes en el Mediterráneo en su intento por llegar a Europa. En el informe de septiembre de la OIM, la Organización Internacional de las Migraciones desde Washington, se muestra que, en lo que va de 2014, cerca de 4.000 personas han muerto en todo el mundo mientras trataban de huir de la situación de sus países de origen. La zona que concentra más muertes es el Mediterráneo, donde fallecieron tres cuartas partes del total, cerca de 3.100 personas, cuando intentaban llegar a las costas europeas; una cifra cuatro veces mayor que la del año pasado, lo que convierte al viejo continente en el destino más trágico para las personas migrantes. La penúltima tragedia frente a nuestras costas culminó el pasado 7 de diciembre cuando desde Salvamento Marítimo, en la costa de Cabo de Gata, dieron por muertos a los 23 inmigrantes que cayeron al mar desde la patera en la que viajaban, informando que en el grupo había varias madres embarazadas y al menos 7 bebés. Situaciones parecidas también son observables en las vallas que rodean el perímetro fronterizo en Ceuta y Melilla, donde asistimos a escenas televisivas que muestran una crueldad e insensibilidad policial y gubernamental en aumento.

Declaraciones como las últimas realizadas por el ministro de Interior, en las que menospreciaba los reparos que se ponen a sus políticas desde organismos humanitarios europeos y centenares de asociaciones españolas, son buena prueba de ello. En efecto, el 11 de diciembre el Congreso de los Diputados aprobó la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana, con el único apoyo del PP. La Ley Mordaza, como se la conoce, incluye entre otros recortes a nuestra libertad y derechos, una propuesta de legalizar las expulsiones automáticas y colectivas de inmigrantes que llegan a Ceuta y Melilla, una medida injusta e ilegal según el derecho internacional. Ello es así porque, inevitablemente, elimina protecciones fundamentales de los derechos humanos por las que la comunidad internacional ha luchado arduamente desde la Segunda Guerra Mundial y que España se comprometió a cumplir, como el derecho al asilo. Además, en el resto de España, también plantea otras medidas punitivas para todas aquellas personas que, movidas por convicciones altruistas, puedan pensar en acoger y socorrer en sus domicilios o de cualquier otro modo a las personas extranjeras en situación irregular, actitudes solidarias que a partir de ahora podrán ser sancionadas por multas gubernativas de hasta 10.000 €.

Seguimos contemplando con creciente preocupación cómo se mantiene todavía por parte del gobierno la vergonzosa exclusión sanitaria de las personas extranjeras en situación irregular, lo que pone en grave riesgo su derecho a la salud, y no lo olvidemos, el derecho a la salud de toda la población residente en España, de todos y cada uno de nosotros y nosotras. También estamos horrorizados por la situación que viven miles de personas migrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros. En nuestra ciudad hay uno de los siete que existen en España y somos testigos diarios de la situación que viven las personas victimas de unas políticas migratorias que permiten que se persiga a las personas en la calle y se las lleve al CIE, máxime cuando mas de un 50% de las personas no son expulsadas, cuando algunos son menores de edad, otros están enfermos o siguiendo algún tratamiento que no pueden facilitarles en esas instalaciones,... Es por eso que seguimos manifestando nuestra convicción de que estos lugares, donde se vulneran los derechos humanos, deben ser cerrados de inmediato.
La movilización ciudadana puede detener estas leyes, esta situación injusta y cruel. Por eso te pedimos que acudas a esta concentración. Es el momento de actuar en favor de nuevas políticas migratorias que respeten los derechos y dignidad de los migrantes!

Por todo ello desde Convivir Sin Racismo os proponemos que nos acompañéis en una concentración de protesta frente a la Delegación del Gobierno de Murcia, el próximo jueves 18 de diciembre, a las 20h